martes, 6 de noviembre de 2007

Tema polemico si los hay

The Bell Curve

The Bell Curve es un libro publicado en 1994 por los profesores americanos Richard J. Herrnstein and Charles Murray. Analizan la importancia de la inteligencia en la vida americana. El libro es famoso por el debate que planteó acerca de la relación entre raza e inteligencia en los capítulos 13 y 14.

En primer lugar establecen que la inteligencia es unitaria (recibiendo el nombre de factor "G"), que es posible medir por medio de pruebas estandarizadas. Esta inteligencia es hereditaria en un 40% a 80%. A través de recopilación de datos, lograron establecer una alta correlación entre el Coeficiente Intelectual y el nivel socioeconómico de los estadounidenses, de manera que sujetos con un alto CI, tienden a lograr grados más altos de escolaridad, mejores empleos, y tienen menos riesgo de caer en conductas delictivas. Por lo que argumentan que las personas más inteligentes tienden a ascender más rápidamente en la escala social, independiente de su nivel socioeconómico. Todo esto lleva a que la sociedad, gracias a la democratización de la educación, se estratifique según las habilidades cognitivas de los sujetos, a diferencia de lo que pasaba décadas antes, en las que se accedía a una clase social más alta gracias los apellidos, religión o castas, independientemente de la habilidad cognitiva de los sujetos.

Uno de los puntos más polémicos que tocan los autores son las diferencias de CI observadas en distintos grupos étnicos, sobre todo los de raza negra, que fueron levemente inferiores, por lo que fueron ampliamente criticados por fomentar el racismo y la discriminación.

y, en realidad, hay mas, los askhenazi y los coeficientes de inteligencia y su propension a enfermedades raras (Tay Sachs por ejemplo).

Todo esto roza los limites del racismo y la eugenesia

8 comentarios:

Pensamiento libre dijo...

Me alegro que toque el tema.

Encontrará la mejor crítica a ese libro pseudo-científico y un análisis serio y profundo de la "cosificación" de la inteligencia humana, en la última edición de "La Falsa Medida del Hombre" de Stephen J. Gould.

Los argumentos de la Curva de Bell, fueron utilizados por la derecha para justificar por ejemplo el recorte de gastos en los sectores más carenciados.

No hay mucha polémica me parece. El descrédito que se le dio al factor cultural por sobre lo genético en la Curva de Bell, linda con lo torpe científicamente hablando.

Un saludo.

ayjblog dijo...

si, justamente lo inverso, en vez de nivelar hacia arriba.
Lo que si es indudable es la influecia de la alimentacion, y que no hay muchos predictores de IQ, pero ahi nos metemos en la eugenesia

Ulschmidt dijo...

Lo que pasa es que "inteligencia" no es una cosa muy bien definida. Si ser inteligente es ser como los blancos ricos entonces los blancos ricos terminan siendo los más inteligentes.

ayjblog dijo...

exacto U, todo depende del contexto, me imagino que un fisico nuclear no seria muy inteligente medido en el contexto de la Europa medieval.
pero, de todas formas, por eso dije predictor, no indicador.
Lo espero en Mensa 8-P

Tincho dijo...

Coincido con U se puede ser inteligente en distintos contextos.

Ademas se asocia cuando se asocia a la inteligencia con el ascenso economico se cometen errores. Quien es inteligente, el individuo que manipula a los demas para engañarlos y apropiarse de sus riquezas o el que logra llevar acabo una actividad economica con el consenso de otros y tambien logra mejorar su posicion economica?

En fin, no soy predilecto de usar la palabra inteligente. Y mas en usar un test para intentar medirla.

Saludos Ayj

Pensamiento libre dijo...

Ya que estamos, ¿Por causalidad alguien tiene una versión electrónica del nefasto libro de The Bell Curve?

Un saludo

ayjblog dijo...

no, estuve buscando pero no lo encontre
saludos

Pensamiento libre dijo...

Le agradezco la búsqueda y su paso por mi blog. Se consigue por el mercado bonaerense la crítica de Gould que le comenté -La Falsa medida del hombre- pero no tuve oportunidad de cruzarme con el otro. Si no leyó el de S.J.Gould intentaré procurarle una copia, es una joyita.

Saludos